En esta web encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo. More »

Podrás comprobar por tí mismo EL GRAN ENGAÑO al que estamos sometidos de un modo claro y contundente. Descubrirás un plan casi perfecto ideado desde hace muchos años por unas mentes privilegiadas para conseguir un objetivo estremecedor. More »

Lo que vas a ver no es ciencia-ficción, ni una locura hábilmente hilbanada; ES LA MAYOR VERDAD QUE TODOS DEBEMOS CONOCER. More »

¡Bienvenido a la realidad! More »

 

Monthly Archives: enero 2017

La reunión secreta de Chieri y el nuevo orden mundial.

2184t

Napoleón Bonaparte hizo esta afirmación en la etapa final de su vida, cautivo en Santa Helena cuando fue traicionado por sus maestros Jesuitas:

Los Jesuitas son una organización militar, no una orden religiosa. Su jefe es un general de un ejército, no un mero padre abad de un monasterio. Y la meta de esta organización es: PODER. Poder en su ejercicio más déspota. Poder absoluto, poder universal, poder para controlar al mundo por la volición de un solo hombre. El Jesuitismo es el más absoluto de los despotismos; y al mismo tiempo el más grande y más enorme de los abusos…

El General de los Jesuitas persigue convertirse en maestro, soberano con poder sobre los soberanos. Donde quiera que los Jesuitas sean admitidos ellos serán los amos, cueste lo que cueste. Su sociedad es, por naturaleza, dictatorial, y por lo tanto es un enemigo irreconciliable de toda autoridad constituida. Cada acto, cada crimen, por más atroz que sea, es un trabajo meritorio, si está cometido en el interés de la Sociedad de los Jesuitas, o ha sido ordenado por el General. [General Montholon, Memorial of the Captivity of Napoleón at St. Helena, págs. 62, 174] y [Fifty Years In The Church Of Rome, Charles Chiniquy, 1886] en el capitulo que habla de la Memoria de la Cautividad de Napoleón en Santa Helena.
Congreso de Chieri.

Como si el Congreso de Viena no hubiera sido suficientemente claro en cuanto a los objetivos de los monarcas Europeos y la Orden Jesuita, otros dos pactos fueron firmados: El primero de estos fue convocado en Verona en 1822 y el otro Congreso fue llevado a cabo en Chieri, Italia, en 1825. He aquí lo que se decidió:

En 1825, algunos años después de la restitución de la Orden Jesuita, una reunión secreta de los líderes Jesuitas tuvo lugar en el Colegio de Chieri cerca de Turín, en el Norte de Italia. En esa reunión, los planes fueron discutidos PARA EL FOMENTO DEL PODER PAPAL EN EL MUNDO ENTERO [Nota: ya después vendría para complementar y cumplimentar estos planes el Concilio Ecuménico Vaticano II en el Otoño de 1962 y constituyó uno de los eventos históricos que marcaron el Siglo XX], para la desestabilización de gobiernos que estaban en el camino y para aplastar toda oposición a las artimañas y ambiciones de los Jesuitas… A LO QUE NOSOTROS APUNTAMOS ES, AL IMPERIO DEL MUNDO (Declararon los Jesuitas). Tenemos que hacerlos entender (a los grandes hombres del mundo) que la causa del mal. La mala levadura, permanecerá hasta tanto el Protestantismo exista, que los Protestantes tienen que ser completamente abolidos… Los herejes son el enemigo que nosotros tenemos que exterminar…

Entonces la Biblia, esa serpiente cual con la cabeza erguida y ojos centelleantes nos amenaza con su veneno mientras se arrastra por la tierra, será convertida en un cetro tan pronto podamos agarrarla. [Hector Macpherson, The Jesuits in history, Ozarc Book Publishers, 1997, apéndice].

La meta de los Jesuitas está clara: Destruir el Protestantismo a cualquier costo y restaurar el poder temporal del Papado en lo que ELLOS llaman EL NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Estas reuniones de Verona y Chieri fueron convocadas con tanto secreto como fue posible. Sin embargo, un hombre que asistió a los Congresos, el Ministro del Exterior Británico George Canning contactó con el gobierno de los Estados Unidos para advertirle que los monarcas de Europa estaban planeando destruir las instituciones libres de América.

Es a causa de esta conspiración contra las Repúblicas Americanas por las monarquías Europeas que el Gran Estadista Británico Canning, llamó la atención al gobierno de Estados Unidos a ellos, y los Estadistas, incluyendo a Thomas Jefferson, quién todavía estaba vivo en ese tiempo, tomó parte activa para provocar la declaración por el Presidente Monroe en su mensaje anual al Congreso de los Estados Unidos de América, que los Estados Unidos lo considerarían como un acto de hostilidad al gobierno de Estados Unidos y un acto enemigo, si esta coalición, de cualquier poder de Europa alguna vez emprendiera acción para establecer sobre suelo del continente Americano cualquier control sobre cualquier República Americana, o que adquiriera cualquier derecho territorial.

Esta es la así llamada Doctrina Monroe. La amenaza bajo el tratado secreto de Verona para suprimir gobiernos populares en las Repúblicas Americanas es la base de la Doctrina Monroe. Este tratado secreto expone claramente el conflicto entre gobiernos monárquicos y gobiernos populares, y el gobierno de pocos contra el gobierno por muchos. [Burke McCatry, La Verdad Suprimida Acerca del Asesinato de Abraham Lincoln, pág. 10] Doctrina Monroe

La Doctrina Monroe fue la respuesta de Estados Unidos al Congreso Jesuita de Viena, Verona y Chieri. Los Estados Unidos lo considerarían un acto de guerra si cualquier nación Europea buscara expansión colonialista en el hemisferio occidental. Los Jesuitas han podido atacar secretamente e infiltrar América para lograr precisamente lo que la Doctrina Monroe fue instituida para proteger. Ellos han podido permanecer impunes en cuanto a esto porque ha sido hecho con total secreto bajo la fachada de ser una iglesia.

En una carta al Presidente Monroe, Thomas Jefferson hizo la siguiente observación:

La cuestión presentada en las cartas que tú me has enviado, es de capital importancia cual se ha ofrecido a mi contemplación desde ese de la independencia. Lo que nos hizo una nación, esto marca nuestro compás y apunta al curso que tenemos que coger a través del océano de tiempo que se abre ante nosotros. Y nunca nos podríamos embarcar en él bajo circunstancias más prometedoras. Nuestra primera y fundamental máxima debe ser, nunca enredarnos en las broncas de Europa. Nuestra segunda, nunca permitir que Europa se entrometa en los asuntos de los Estados Independientes del Atlántico. América, Norte y Sur, tiene una serie de intereses distintos a los de Europa, y son peculiarmente los suyos propios. Ella debe tener un sistema propio de ella, separado y apartado de aquel de Europa. Mientras que Europa está laborando para convertirse en el domicilio del despotismo, nuestro empeño seguramente debe se, hacer de nuestro hemisferio uno de libertad… Nosotros debemos declarar nuestra protesta contra la atroz violación de los derechos de las naciones, por la interferencia de una en los asuntos internos de la otra, tan fragantemente comenzada por Bonaparte y ahora continuada por la igualmente anárquica Alianza, llamándose a sí misma Santa…

Nosotros nos opondremos, con todos nuestros recursos, a la interposición forzosa de cualquier otro poder… El asunto ahora propuesto envuelve consecuencia tan perdurables, y efectos tan decisivos en nuestros futuros destinos, como para reavivar todo el interés que yo he sentido hasta este momento en tales ocasiones, e inducir hombres al peligro de opiniones, cuales probarán sólo mi deseo a contribuir aun mi poco hacia cualquier cosa cual pueda ser en beneficio a nuestro país. [Archivos, Mount Holyoke College]

Jefferson vio esto como una gran crisis en la joven historia de América porque los astutos y siniestros Jesuitas habían sido ordenados que el objetivo era destruir a América. La Doctrina Monroe retó cualquier avance de Europa hacia América. Sin embargo, Monroe no entendió realmente que los habilidosos Jesuitas no usarían la fuerza de las armas inicialmente para alcanzar sus objetivos. Ellos usarían astucia, malicia, y total secreto, Ellos apelarían a los puntos más básicos del hombre. Ellos plantarían sus agentes en posiciones de riqueza y poder y después usarían su influencia para tomar su gran premio – la subversión y destrucción de todo principio Protestante como esgrimido en la Constitución de Estados Unidos.

Te recomendamos el libro de los terroristas secretos Clica aquí 

Más sobre los Jesuitas: Clica aquí

En este vídeo encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo.

el-gran-engaño-banner

¡ NO TE BEBAS LA LECHE ! No te pierdas este impresionante información, avalada exclusivamente por datos científicos.

9cf7ec_b2ae2430586143a0ac0629cac4eb6111

La leche de arroz: http://www.elgranenganyo.com/lechedearroz.pdf

En este vídeo encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo.

El Gran Engaño: Clica foto para ver nuestras conferencias.


by Bliss Drive Review