En esta web encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo. More »

Podrás comprobar por tí mismo EL GRAN ENGAÑO al que estamos sometidos de un modo claro y contundente. Descubrirás un plan casi perfecto ideado desde hace muchos años por unas mentes privilegiadas para conseguir un objetivo estremecedor. More »

Lo que vas a ver no es ciencia-ficción, ni una locura hábilmente hilbanada; ES LA MAYOR VERDAD QUE TODOS DEBEMOS CONOCER. More »

¡Bienvenido a la realidad! More »

 

Category Archives: Jesuitas

¿Hitler quería destruir a la iglesia católica?

10644947_10152786111384281_7295167414153752950_n

Fue un sacerdote Jesuita, el Padre Staempfle y no Hitler quien realmente escribió el libro “Mein Kampf” (Mi Lucha).

Hitler dijo: “Aprendí mucho de la orden de los Jesuitas… Hasta este momento nunca ha habido algo más grandioso en la Tierra que el sistema jerárquico de la Iglesia Católica. He transferido mucho de esta organización a mi propio partido.” [Historia Secreta de los Jesuitas].

Los SS los escuadrones de protección durante la época nazi en Alemania estaban constituídos de acuerdo a los principios jesuitas. Himler la cabeza de los SS estaba estrechamente asociado con los Jesuitas por medio de su padre y de su hermano. Hitler dijo de él: “Puedo ver en Himler a nuestro propio Ignacio de Loyola” [Historia Secreta de los Jesuitas].

Joseph Goebels era también un jesuita entrenado. Goebels y Himler eran Jesuitas, por lo tanto eran fascistas.

Una de las personalidades católicas clave para ayudar a que Hitler llegara al poder fue Franz Von Papen, el cual era el líder del Partido Católico Alemán, él ayudó en la subida repentina de Hitler al poder.

La Revista Civiltá Cattolica que es el órgano informativo oficial de los Jesuitas dice en su edición de 1939:

“El FASCISMO es el régimen que se corresponde más estrechamente con los conceptos de la Iglesia Católica” [el más apegado a sus preceptos].

Days of Our Years, Pierre Van Paaassen (N.Y. Hilman Curl, Inc. 1939).

el-gran-engaño-banner

POPE FRANCIS – Propietario de Washington D.C.

10702087_10152812339569281_9116309780168731852_n

Si reconsideramos el registro histórico tenemos que…

-Una nota interesante: en 1669, las tierras circundantes que hoy son Washington D.C. pertenecieron a un caballero llamado FRANCIS POPE [exactamete como el actual Papa Francisco], quien llamó a esa zona como “Roma” y a su entrada la llamó “Tiber” como el río que cruza la ciudad de Roma en Italia. Él era el sheriff de Charles County Maryland (Tierra de María).

-Charles Pierre L’Enfant — Fue el Planificador de la ciudad de Washington D.C. — Católico Romano

-Daniel Carroll — Fue uno de los tres Comisionados nombrados por el Presidente George Washington para inspeccionar y adquirir terrenos para el nuevo gobierno. El terreno donde se encuentra el edificio del Capitolio fue donado por él. Fue el hermano del Arzobispo John Carroll y también fue un católico romano.

-Charles Carroll — El hombre más rico en las colonias americanas al principio de la Revolución Americana. Fue un firmante de la declaración de independencia en 1776 y fue nombrado como uno de un Comité de tres, junto a Benjamin Franklin y Samuel Chase, para visitar Canadá y para garantizar la Alianza con el país de la hoja de Maple. Su primo, el padre jesuita John Carroll, los acompañó. Él fue educado por los jesuitas católicos romanos.

-Robert Brent — Fue nombrado como el primer alcalde de Washington D.C. Fue sobrino del obispo John Carroll, y era desde luego católico romano.

-Constantino Brumidi — Fue el pintor contratado para pintar imágenes “ocultas” en el domo del Capitolio de Washington. El vino desde Roma, donde él había ganado reputación por haber restaurado los frescos del Vaticano. Él era Católico romano.

-John Carroll — Se convirtió en sacerdote jesuita en 1753. Se convirtió en el Primer Obispo de los Estados Unidos y en Arzobispo de Baltimore, Maryland (Tierra de María). Fue fundador de la Universidad Jesuita de Georgetown en 1789 de la cual egresan muchos de los Congresistas de Estados Unidos al día de hoy.

Así que, aunque la mayoría de la gente tiene la percepción de que Estados Unidos fue fundado como un país protestante, la realidad es que detrás de su fundación estuvo muy activamente la mano católica Jesuita trabajando para el Vaticano.

 Como hemos visto el país norteamericano se está volviendo cada vez más intransigente a través de políticas duras de corte fascista como la llamada Ley “Patriot”, lo cual no debe de tomar por sorpresa al informado ya que los Jesuitas afirmaron en 1939 en su revista Civiltà Cattolica que el FASCISMO es el
régimen que más se adapta al pensamiento de la Iglesia Católico-Romana, y si los Jesuitas están detrás de la creación del país estadounidense a través del control que ejercieron sobre los masones padres fundadores, es totalmente comprensible que esa nación esté dando un vuelco totalmente “inesperado” pero por naturaleza predecible de la democracia hacia la dictadura fascista perfecta.

¿Tiene sentido todo esto? ¿Empieza a ver el cuadro completo? ¿Comienza a tomar forma ese gran rompecabezas llamado “El Nuevo Orden Mundial de los Masones-Iluminatis controlados por Roma?.

Así las cosas, es sólo cuestión de tiempo para ver implantado un Nuevo Orden Mundial encaminado hacia adelante por una nación totalmente controlada por la Compañía Militar de Jesús (mejor conocidos como Jesuitas) en aras de instaurar nuevamente el Imperio Romano a escala global con el César Papal a la cabeza.

Tiempo al tiempo…

Te recomendamos el libro de los terroristas secretos Clica aquí 

Más sobre los Jesuitas: Clica aquí

En este vídeo encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo.

el-gran-engaño-banner

La reunión secreta de Chieri y el nuevo orden mundial.

2184t

Napoleón Bonaparte hizo esta afirmación en la etapa final de su vida, cautivo en Santa Helena cuando fue traicionado por sus maestros Jesuitas:

Los Jesuitas son una organización militar, no una orden religiosa. Su jefe es un general de un ejército, no un mero padre abad de un monasterio. Y la meta de esta organización es: PODER. Poder en su ejercicio más déspota. Poder absoluto, poder universal, poder para controlar al mundo por la volición de un solo hombre. El Jesuitismo es el más absoluto de los despotismos; y al mismo tiempo el más grande y más enorme de los abusos…

El General de los Jesuitas persigue convertirse en maestro, soberano con poder sobre los soberanos. Donde quiera que los Jesuitas sean admitidos ellos serán los amos, cueste lo que cueste. Su sociedad es, por naturaleza, dictatorial, y por lo tanto es un enemigo irreconciliable de toda autoridad constituida. Cada acto, cada crimen, por más atroz que sea, es un trabajo meritorio, si está cometido en el interés de la Sociedad de los Jesuitas, o ha sido ordenado por el General. [General Montholon, Memorial of the Captivity of Napoleón at St. Helena, págs. 62, 174] y [Fifty Years In The Church Of Rome, Charles Chiniquy, 1886] en el capitulo que habla de la Memoria de la Cautividad de Napoleón en Santa Helena.
Congreso de Chieri.

Como si el Congreso de Viena no hubiera sido suficientemente claro en cuanto a los objetivos de los monarcas Europeos y la Orden Jesuita, otros dos pactos fueron firmados: El primero de estos fue convocado en Verona en 1822 y el otro Congreso fue llevado a cabo en Chieri, Italia, en 1825. He aquí lo que se decidió:

En 1825, algunos años después de la restitución de la Orden Jesuita, una reunión secreta de los líderes Jesuitas tuvo lugar en el Colegio de Chieri cerca de Turín, en el Norte de Italia. En esa reunión, los planes fueron discutidos PARA EL FOMENTO DEL PODER PAPAL EN EL MUNDO ENTERO [Nota: ya después vendría para complementar y cumplimentar estos planes el Concilio Ecuménico Vaticano II en el Otoño de 1962 y constituyó uno de los eventos históricos que marcaron el Siglo XX], para la desestabilización de gobiernos que estaban en el camino y para aplastar toda oposición a las artimañas y ambiciones de los Jesuitas… A LO QUE NOSOTROS APUNTAMOS ES, AL IMPERIO DEL MUNDO (Declararon los Jesuitas). Tenemos que hacerlos entender (a los grandes hombres del mundo) que la causa del mal. La mala levadura, permanecerá hasta tanto el Protestantismo exista, que los Protestantes tienen que ser completamente abolidos… Los herejes son el enemigo que nosotros tenemos que exterminar…

Entonces la Biblia, esa serpiente cual con la cabeza erguida y ojos centelleantes nos amenaza con su veneno mientras se arrastra por la tierra, será convertida en un cetro tan pronto podamos agarrarla. [Hector Macpherson, The Jesuits in history, Ozarc Book Publishers, 1997, apéndice].

La meta de los Jesuitas está clara: Destruir el Protestantismo a cualquier costo y restaurar el poder temporal del Papado en lo que ELLOS llaman EL NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Estas reuniones de Verona y Chieri fueron convocadas con tanto secreto como fue posible. Sin embargo, un hombre que asistió a los Congresos, el Ministro del Exterior Británico George Canning contactó con el gobierno de los Estados Unidos para advertirle que los monarcas de Europa estaban planeando destruir las instituciones libres de América.

Es a causa de esta conspiración contra las Repúblicas Americanas por las monarquías Europeas que el Gran Estadista Británico Canning, llamó la atención al gobierno de Estados Unidos a ellos, y los Estadistas, incluyendo a Thomas Jefferson, quién todavía estaba vivo en ese tiempo, tomó parte activa para provocar la declaración por el Presidente Monroe en su mensaje anual al Congreso de los Estados Unidos de América, que los Estados Unidos lo considerarían como un acto de hostilidad al gobierno de Estados Unidos y un acto enemigo, si esta coalición, de cualquier poder de Europa alguna vez emprendiera acción para establecer sobre suelo del continente Americano cualquier control sobre cualquier República Americana, o que adquiriera cualquier derecho territorial.

Esta es la así llamada Doctrina Monroe. La amenaza bajo el tratado secreto de Verona para suprimir gobiernos populares en las Repúblicas Americanas es la base de la Doctrina Monroe. Este tratado secreto expone claramente el conflicto entre gobiernos monárquicos y gobiernos populares, y el gobierno de pocos contra el gobierno por muchos. [Burke McCatry, La Verdad Suprimida Acerca del Asesinato de Abraham Lincoln, pág. 10] Doctrina Monroe

La Doctrina Monroe fue la respuesta de Estados Unidos al Congreso Jesuita de Viena, Verona y Chieri. Los Estados Unidos lo considerarían un acto de guerra si cualquier nación Europea buscara expansión colonialista en el hemisferio occidental. Los Jesuitas han podido atacar secretamente e infiltrar América para lograr precisamente lo que la Doctrina Monroe fue instituida para proteger. Ellos han podido permanecer impunes en cuanto a esto porque ha sido hecho con total secreto bajo la fachada de ser una iglesia.

En una carta al Presidente Monroe, Thomas Jefferson hizo la siguiente observación:

La cuestión presentada en las cartas que tú me has enviado, es de capital importancia cual se ha ofrecido a mi contemplación desde ese de la independencia. Lo que nos hizo una nación, esto marca nuestro compás y apunta al curso que tenemos que coger a través del océano de tiempo que se abre ante nosotros. Y nunca nos podríamos embarcar en él bajo circunstancias más prometedoras. Nuestra primera y fundamental máxima debe ser, nunca enredarnos en las broncas de Europa. Nuestra segunda, nunca permitir que Europa se entrometa en los asuntos de los Estados Independientes del Atlántico. América, Norte y Sur, tiene una serie de intereses distintos a los de Europa, y son peculiarmente los suyos propios. Ella debe tener un sistema propio de ella, separado y apartado de aquel de Europa. Mientras que Europa está laborando para convertirse en el domicilio del despotismo, nuestro empeño seguramente debe se, hacer de nuestro hemisferio uno de libertad… Nosotros debemos declarar nuestra protesta contra la atroz violación de los derechos de las naciones, por la interferencia de una en los asuntos internos de la otra, tan fragantemente comenzada por Bonaparte y ahora continuada por la igualmente anárquica Alianza, llamándose a sí misma Santa…

Nosotros nos opondremos, con todos nuestros recursos, a la interposición forzosa de cualquier otro poder… El asunto ahora propuesto envuelve consecuencia tan perdurables, y efectos tan decisivos en nuestros futuros destinos, como para reavivar todo el interés que yo he sentido hasta este momento en tales ocasiones, e inducir hombres al peligro de opiniones, cuales probarán sólo mi deseo a contribuir aun mi poco hacia cualquier cosa cual pueda ser en beneficio a nuestro país. [Archivos, Mount Holyoke College]

Jefferson vio esto como una gran crisis en la joven historia de América porque los astutos y siniestros Jesuitas habían sido ordenados que el objetivo era destruir a América. La Doctrina Monroe retó cualquier avance de Europa hacia América. Sin embargo, Monroe no entendió realmente que los habilidosos Jesuitas no usarían la fuerza de las armas inicialmente para alcanzar sus objetivos. Ellos usarían astucia, malicia, y total secreto, Ellos apelarían a los puntos más básicos del hombre. Ellos plantarían sus agentes en posiciones de riqueza y poder y después usarían su influencia para tomar su gran premio – la subversión y destrucción de todo principio Protestante como esgrimido en la Constitución de Estados Unidos.

Te recomendamos el libro de los terroristas secretos Clica aquí 

Más sobre los Jesuitas: Clica aquí

En este vídeo encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo.

el-gran-engaño-banner

Jesuitas, Iluminati y Masones (Como funciona el engranaje)

10580260_10152656112509281_6482658077023507330_n

¿Quiénes son los Illuminati? “Al final de la Supremacía Papal de los 1700, Adam Weishaupt comenzó a escribir su plan para destruir los gobiernos y las religiones… Adam Weishaupt era un profesor de las Leyes del Canon en [la Universidad de] Ingolstadt [Alemania], también fue un sacerdote jesuíta. Se hizo pasar como un reformador religioso y un liberal en política, luego atrajo a muchos con su movimiento político el cual fue conocido como Republicanismo. El adoptó el sistema de espionaje de los Jesuítas, introdujo la Brujería a sus seguidores, desarrolló una fraternidad entre los seguidores de su movimiento político semejante al de la Masonería. Después que él formó su organización, con la financiación de la Casa de los Rotschild, adoptó el nombre de Illuminati o la Secta de los Iluminados.” (El Movimiento de la Nueva Era y el Illuminati 666, p. 157).

La Orden de los Illuminati fue fundada el 1 de mayo de 1776 (Ibíd., pp. 83,159). La religión de los Illuminati tiene sus orígenes en los misterios de Babilonia, y recibió influencias del cabalismo (misticismo o brujería judía), del gnosticismo (mezcla de filosofías griegas y orientales, ligadas con ciertas doctrinas del cristianismo), de los Caballeros Templarios y de los Rosacruces. Reciben la “iluminación” de su entendimiento de “Lucero” o “la Antorcha de la Razón”, quien es el mismo Lucifer (ver: To be God of One World., pp. 17,18; En Route to Global Occupation, p.94). El gran objetivo de los Illuminati es unir todo el mundo en uno sólo cuerpo, en términos políticos, económicos y religiosos. En otras palabras, preparar el camino para el establecimiento de un “Nuevo Orden Mundial” (ver: To be God of One World, pp. 21-22,31,50, 66,71,73,75). Weishaupt, fundador de esta orden, escribió: “Es necesario establecer un régimen universal y un imperio sobre el mundo entero.” (Adam Weishaupt, Conspiracy Against God and Man, p. 200, citado por Epperson, The New World Order, p. 2).

Los Illuminati no sólo han estado interesados en la idea de un nuevo orden mundial, sino también dirigirlo. “El verdadero propósito de la Orden es gobernar el mundo.” (John Robinson, Proofs of Conspiracy, p. 4, citado por Epperson, The New World Order, p. 106). Para alcanzar esto, Weishaupt elaboró un plan bosquejado que incluía: “(1) abolición de los gobiernos organizados; (2) abolición de la propiedad privada; (3) abolición de las herencias; (4) abolición del patriotismo; (5) abolición de todas las religiones; (6) abolición de la familia; y (7) creación de un gobierno mundial.” (El Movimiento de la Nueva Era y el Illuminati 666, p. 159). Su derrocamiento de los gobiernos sería logrado a través de la infiltración secreta de sus miembros en las altas esferas del gobierno (ver: En Route to Global Occupation, p. 25). El objetivo principal de los Illuminati en crear un sólo gobierno mundial está estrechamente ligado con la abolición de las religiones, particularmente del cristianismo. “Su metas [de los Illuminati] son las de destruir el Cristianismo y todos los gobiernos del mundo y luego unir a todo el mundo bajo un sólo gobierno, cuyo rey es Lucifer…La meta de Weishaupt era la de esconder las ciencias de la Brujería detrás de la Filantropía, y destruir el Cristianismo con el Humanismo (ateísmo), y luego organizar un solo gobierno para todo el mundo.” (El Movimiento de la Nueva Era y el Illuminati 666, pp. 155,159).

¿Cómo los Illuminati planean destruir y abolir la religión empleando el humanismo o el ateismo? Una de las enseñanzas de Adam Weishaupt y del Orden de los Illuminati dice: “Todas las religiones que adoran al Dios de los cielos serán infiltradas y/o anuladas, y una ‘nueva religión’ tomará su lugar. Esto se realizará por medio de la introducción de una ‘religión popular’ que rompa todas las barreras de separación entre las iglesias, para que asegure la felicidad de la raza humana.” (Robinson, Proofs of Conspiracy, p. 261, citado por Sessler, To be God of One World,p. 20). Los Illuminati no dan a conocer sus planes, pues el poder esta orden depende estrictamente de su secretividad. “La gran fuerza de nuestra orden radica en su encubrimiento; ésta nunca debe aparecer bajo su propio nombre, sino que siempre debe estar cubierta por otro nombre, y otra ocupación.” (Adam Weishaupt, citado por Epperson, The New World Order, p. 106). Mantenga esto en mente. Según Weishaupt, la manera más disimulada de esconder la Orden de los Illuminati era empleando la masonería. “Ninguna se ajusta mejor que los tres grados inferiores de la Masonería Libre; el público está acostrumbrado a ella, espera poco de ella, y por tanto, toma poco notar esto.” (Ibíd.).

Adam Weishaupt deseaba echar a funcionar su plan, pero su orden no tuvo éxito sino hasta que logró la fusión de ambas sociedades secretas.
“Para propagar su Orden y dar más influencia al Illuminati en el mundo, y siendo que la Masonería es igual al Illuminismo, Weishaupt se unió a
la Institución Masónica. El se unió en el año 1777 a la Masonería en una Logia de Munich que él planeó usar para promover sus ideas de revolución
mundial. El Barón Von Knigge [un masón] se unió a la Orden de Weishaupt en 1780, y pronto llegó a ser dirigente, dividiéndose con Weishaupt
la dirección de la Orden…Siendo que la Masonería gozó de prestigio y honor, Adam Weishaupt y el Barón Von Knigge, planearon tomarse el mundo
usando la Orden Fraternal de la Masonería. Sus planes eran los de penetrar los altos niveles de la Orden, entonces tomar control dirigiendo los
asuntos de las naciones a la organización de un sólo Gobierno Mundial.” (El Movimiento de la Nueva Era y el Illuminati 666, p. 160).

Más sobre los Jesuitas: http://elgranenganyo.com/category/denuncias/jesuitas-denuncias/

En este vídeo encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo.

El Gran Engaño: Clica foto para ver nuestras conferencias.

Hollywood, la herramienta de adoctrinamiento de masas, creada por la Orden de los Jesuitas.

Un poco de historia:

En 1920, el padre Daniel J. Stack fue nombrado pastor. Al igual que los que vinieron antes que él, el padre Stack se enfrentó con el problema de la adecuación de una parroquia con un cada vez mas mínimo presupuesto. Pero a diferencia de sus predecesores, el padre Stack tenía un nuevo recurso para aprovechar. En el momento en que llegó como pastor, la Parroquia del Santísimo Sacramento se había convertido en un lugar popular para los estudios de cine. Los feligreses se usaban a menudo como extras y el mismo Padre Stack se usado con frecuencia como asesor técnico para evaluar la exactitud de escenas religiosas. Así de central fue la Parroquia del Santísimo Sacramento en la comunidad cinematográfica que la primera organización profesional de guionistas y actores – el precursor del “Gremio de Escritores y de Actores”- se formó en la iglesia.

Daniel_A_Lord

El sacerdote jesuita Daniel Lord, con su maquina de escribir.

Como resultado de esta estrecha relación en comunidad, estudios como Universal, Keystone, Lasky, la compañía de Francis Ford y estudios Christie aceptaron de buena gana ayudar a la Parroquia del Santísimo Sacramento en cualquiera de sus esfuerzos de recaudación de fondos.

Podemos entonces notar como los Jesuitas tenían desde su base en la Parroquia del Sagrado Sacramento, completo control sobre lo que se escribía en los guiones de las películas y sobre los actores de Hollywwod, verdaderos ídolos de la sociedad, sin olvidar que los terrenos de Hollywwod fueron cedidos por los Jesuitas.

Por varios meses en 1929, Martin Quigley, Joseph Breen, (Nota de el Traductor y Editor: ambos pioneros y virtuales creadores de la industria fílmica de Hollywood) juntos con (N de T y E: los padres jesuitas), padre Daniel A.Lord SJ, el padre FitzGeorge Dinneen SJ, y el padre Wilfred Parsons (editor de la publicación católica de Estados Unidos) discutieron la conveniencia de elaborar un código de nuevas y más estrictas reglas de comportamiento para las películas. Con la bendición del Cardenal George W. Mundelein de Chicago, el padre (N de T y E: jesuita) Lord es el autor del código, que más tarde se conoció como “El Código de Producción”, “El Código” y “El Código Hays”.

Este Código de Producción Cinematográfico fue el conjunto de directrices de censura de la industria que regía la producción de la gran mayoría de las películas de los principales estudios de los Estados Unidos desde 1930 hasta 1968. El Código de Producción dictaba lo que era aceptable y lo que era inaceptable para las películas producidas para la audiencia pública de los Estados Unidos.

hollywood-illuminati

Por lo tanto, ya desde aquel entonces, era la Orden de los Jesuitas quien tenían la última palabra en decidir que Guiones, Actores y Películas podian o no prosperar y llegar al público y luego al éxito desde Hollywood.

Como última prueba es interesante notar que fue el Caballero de Malta Pietro Amadeo Giannini, italo-americano oriundo de Los Ángeles, California, quien, como presidente de la Transamerica Corporation, y fundador y jefe del Bank of America (del cual los Jesuitas posee el 51% como fue reportado por la agencia de noticias Der Spiegel en 1958) quien financió la Industria del Cine de Hollywood, así y como todas las famosas Empresas Cinematográficas de renombre actual, las cuales a su vez regalaron este dinero a la Parroquia de los Jesuitas de Hollywood.

manipulacion-mediatica-a-nivel-mundial

Más sobre los Jesuitas: http://elgranenganyo.com/category/denuncias/jesuitas-denuncias/

En este vídeo encontrarás una impresionante y profunda información que jamás te contarán en las noticias y que hará que nunca más las puedas percibir del mismo modo.

el-gran-engaño-banner


by Bliss Drive Review